La Carta abierta de Navidad; el milagro que propiciaron las mujeres en la Primera Guerra Mundial.

No sé por qué pensamos que los milagros son hechos puramente divinos que le pertenecen exclusivamente a fuerzas sobrenaturales y que, por ende, son inalcanzables para los seres humanos. La realidad es que los milagros son actos de bondad cotidiana que, sin darnos cuenta, detonan las acciones más extraordinarias. Creo fielmente en que dentro de cualquiera de nosotros existe la capacidad de producir un milagro al menos una vez en la vida. Y fue precisamente eso lo que sucedió en la navidad de 1914.

Fotografía tomada durante la Tregua de Navidad en 1914. Fuente: http://www.worldwar1centennial.org

Casi cinco meses después de que estallara la Primera Guerra Mundial (IGM) el 28 de julio de 1914, las tropas alemanas y franco británicas se encontraban estancadas en el frente occidental, a unos cuantos kilómetros de Paris, en medio de una línea de sólidas trincheras circundadas por letales alambres de púas. Cientos de miles de jóvenes soldados, muchos de ellos entre los 18 y 19 años, aguardaban una muerte casi segura en medio de la inmundicia, el horror y el invierno congelante.

Día de Noche Buena en la trinchera alemana. Fuente: Encyclopaedia Britannica /www.britannica.com

En la víspera de Navidad nadie quería estar en esa guerra y, sin embargo, poco podían hacer para impedirla pues la necedad de los altos comandos había llegado incluso a rechazar la súplica que el papa Benedicto XV había extendido a las partes beligerantes el 7 de diciembre para que firmaran una tregua. No obstante, la mañana del 24 de diciembre parecía inusual, muy distinta a las otras mañanas en las que se escuchaba sin descanso el silbido de las balas y los lamentos de los caídos. Aunque hubo fuego y combates en algunas partes del frente occidental, ese día no habría grandes batallas. Asi pues, mientras los soldados alemanes adornaban pinos y hasta sus propios parapetos con velas encendidas, los británicos entonaban villancicos al unísono. No paso mucho tiempo para que los muchachos traspasaran sus trincheras, primero con la voz, lanzando felicitaciones al enemigo, y después con el intercambio de regalos: tabaco, alcohol y souvenirs. Pese a que las hubo, esa noche no se recuerdan las bajas, pero sí la fraternidad. Los soldados se habían insubordinado espontáneamente para pactar informalmente un cese al fuego. La historia recordaría este famoso momento como la “Tregua de Navidad”, el día en el que se produjo el milagro de la paz.

Imagen del Museo Imperial de Guerra, IGM : Soldados del bando británico y alemán posan juntos sobre un campo de batlla cercano a Ploegsteert, Bélgica (Dic. 1914) (AP Photo/IWM, Q11718)

Siendo este un suceso bien documentado, resulta desconcertante que la historia no considere abiertamente uno de los hechos que innegablemente originó este gesto de hermandad y pacifismo: un increíble acto de sororidad que brotó del amor más profundo de las madres, esposas y hermanas de todos esos soldados.

Imagen del Museo Imperial de Guerra, (Q 81490) Fotografía de la líder del Movimiento Sufragista Feminista, Emmeline Pankhurst (izquierda) y sus hijas Christabel (centro) y Sylvia (derecha) en la estación de Waterloo, Londres. Copyright: © IWM. Fuente original: http://www.iwm.org.uk/collections/item/object/205022433

Antes del inicio de la IGM, las sufragistas, activistas que habían luchado por el derecho de las mujeres al voto en los años de paz, unieron sus fuerzas desde uno y otro bando en tiempos de guerra para pedir sosiego, armonía y vida. Haciendo uso de la prensa y de la palabra escrita, intercambiaron varias cartas que hicieron públicas a través de diversos periódicos en Alemania, Estados Unidos y Gran Bretaña. La más conmovedora de ellas es la Carta abierta de Navidad firmada por 101 sufragistas británicas que iba dirigida a las mujeres de Alemania y Austria y que fue publicada en diciembre de 1914. Yo cuidaré de tus hombres, cuida tú de los míos, era básicamente lo que se decían una a la otra en un mensaje de unión sin precedente. Me he tomado la libertad de traducir algunos fragmentos de esta bellísima misiva que a continuación comparto con ustedes:

Miembros del Movimiento Sufragista Feminista. New York / Wall Street 1913. Autor: Paul Thompson | Crédito: Getty Images

“No olvidemos que la misma angustia nos une, que estamos atravesando juntas la misma experiencia de pena y duelo.”

“Aunque nuestros hijos son enviados a matarse unos a otros y nuestros corazones están desgarrados por la crueldad de este destino, … seremos fieles a nuestra feminidad común. No dejaremos que la amargura entre en esta tragedia, …  ni estropearemos con odio el heroísmo de su sacrificio.”

Esperamos que su ansiedad disminuya al saber que estamos haciendo todo lo posible para suavizar la suerte de sus civiles y prisioneros de guerra dentro de nuestras costas, así como confiamos en la bondad de sus corazones para hacer lo mismo por los nuestros en Alemania y Austria.”

Imagen del Museo Imperial de Guerra. IGM. Una madre despide a su hijo que se va a combatir al frente occidental.

“¿No es nuestra misión preservar la vida? ¿No nos impulsa por igual la humanidad y el sentido común a unirnos a las mujeres … e instar a nuestros gobernantes a detener el derramamiento de sangre? El alivio, por colosal que sea, puede llegar a pocos. ¿Podemos quedarnos quietas y dejar que los indefensos mueran por miles, … a menos que nos levantemos en nombre de la humanidad para salvarlos? Solo hay una forma de hacer esto. Todas debemos instar a que se haga la paz apelando a la sabiduría y la razón.”

Archivos de Manchester. Carta abierta de Navidad escrita por las sufragistas británicas. Diciembre 1914
Archivos de Manchester. Carta abierta de Navidad escrita por las sufragistas británicas. Diciembre 1914

En un año como este, en el que el mundo se ha visto apaleado por una pandemia mundial, no puedo más que reconocer el esfuerzo y entrega de tantísimas personas que han procurado incontables milagros. Ahora nos toca a nosotros ser el hilo conductor de muchos milagros más, sólo basta un acto de bondad a la vez.

¡Feliz Navidad y un exitoso 2021!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s